TALLER NACIONAL PROGRESISTA

El 14 de septiembre se llevará a cabo un taller nacional progresista con la idea de debatir la participación del progresismo en la propuesta de integración con el partido Verde y con el movimiento Compromiso Ciudadano, entre otros grupos y sectores.
En la página central de Progresista (http://www.progresistas.co/) encontrarán información complementaria.
El día anterior, jueves 13, se reunirán los jóvenes para analizar su situación dentro del progresismo, y para acercar posiciones sobre el que hacer en estas circunstancias.

PROGRESISTAS

Primer Movimiento Político
de construcción colectiva del siglo XXI

¿QUÉ ES SER PROGRESISTA?

ALGUNOS LO DEFINEN COMO UNA ACTITUD, Y TIENEN RAZÓN. OTROS LO ENTIENDEN COMO UNA CONCEPCIÓN DEL ESTADO, Y TAMBIÉN TIENEN RAZÓN. PERO LOS QUE PERTENECEMOS AL MOVIMIENTO NACIONAL PROGRESISTA SABEMOS QUE ES UNA PROPUESTA POLÍTICA ALTERNATIVA, CUYA DEFINICIÓN ESTÁ EN CONSTRUCCIÓN Y CUYA ORGANIZACIÓN ESTÁ EN PROCESO, Y QUE HA HECHO PRESENCIA EN LA POLÍTICA NACIONAL DESDE HACE MUCHO TIEMPO. (Julián Mejía B.)

Al final del blog encontrarán una propuesta, escrita por Julián Mejía Botero, que de paso recoge otras propuestas y aporta construcciones colectivas hechas en Caldas, y sobre la que podemos seguir buscando consensos. Los invitamos a que la lean y opinen al respecto.

VÍDEO PROGRESISTAS CALDAS

23 de octubre de 2013

¡Votemos por el concejal de Chía!

Catalina Uribe




Por:  | octubre 21, 2013

Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las 2 orillas.
“¡Pobrecito!”, le oí exclamar a una señora mientras veía la noticia sobre la destitución de Carlos Enrique Martínez, el polémico concejal que fue noticia por cometer varias infracciones de tránsito mientras huía de la policía. Traté de entender el comentario de la señora. ¿Estaba ella justificando sus acciones? Quién sabe. En Colombia nos gusta “pobretear”; esa costumbre que nos hace sentirnos moralmente superiores frente a aquel a quien pobreteamos. Es una manera de decir que el otro es un desgraciado de una manera matizada y sentirnos bien por extender nuestra generosidad moral en su perdón.
¿Y cuál es el lío con esto? Que se ha vuelto la práctica común en nuestro país.
Así, primero, la opinión pública se indigna. Después, someten a la persona al escarnio público. Tercero, la persona se justifica: “Fui requerido por una patrulla de la policía de una manera muy violenta, hecho que generó desconfianza en mí”, contó el concejal. Cuarto, la persona se convierte en mártir. Por último, perdonamos al sujeto y simpatizamos con él. La BBC Mundo tituló la noticia así: “El concejal de Chía: “un antihéroe 100% colombiano””. La nota se burla de la fascinación que ha ocasionado este personaje en los colombianos. La tendencia mundial se afianza: los antihéroes son nuestro nuevos héroes.
Se nos ha repetido una y otra vez que la información construye ciudadanos autónomos que son capaces de autogobernarse porque son conscientes de a quién eligen. Sin embargo la práctica demuestra lo contrario. El voto no tiene nada que ver con un raciocinio coherente en donde elegimos a aquel que consideramos más capacitado para representarnos. Elegimos a aquel con quien nos identificamos: “Qué cabrón tan colombiano el concejal de Chía”, se leyó en Twitter. Nos emocionamos cuando vemos al concejal precisamente porque refleja la esencia de la colombianidad: personas “berracas” que llegan muy alto siguiendo la lógica del “todo vale”. Lo juzgamos pero lo perdonamos: “pobrecito el concejal”.
En el libro La repercusión electoral de los escándalos políticos aparecen los seis factores necesarios para que, de hecho, los escándalos tengan un efecto electoral: uno, conocimiento; dos, evaluación negativa; tres, atribución de responsabilidad; cuatro, atribución de relevancia; cinco, visualización de una alternativa; seis, consistencia. Los colombianos llegamos a la tercera y a medias. Conocemos la información del escándalo, la valoramos como negativa, le atribuimos responsabilidad al sujeto, pero no se la cobramos a su movimiento político. Los últimos factores ni siquiera nos importan: no es relevante que el político sea corrupto o borracho, no se nos ocurre votar por alguien distinto y así contradecimos nuestros propios análisis.
Colombia olvida y vota por lo mismo. Seguimos el verso de Andrés Calamaro: “mejor hijo de puta conocido que boludo por conocer”. No nos extrañemos que en un futuro el concejal regrese como un mártir a la política y los colombianos desmemoriados lo elijamos. Así como han vuelto al escenario político personajes como Ernesto Yamhure, Ernesto Samper, Sabas Pretelt y ya ni si quiera nos acordamos de cuál fue su escándalo; o, tal vez, y quizá esta explicación tenga más sentido: simplemente no nos importa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Reconocemos y respetamos la diferencia.
Esperamos que Usted haga lo mismo.

POR LA COLOMBIA QUE SOÑAMOS: PROGRESISMO, Nueva Fuerza Política. - MOVIMIENTO NACIONAL PROGRESISTAS / PROGRESISTAS CALDAS ___ fuerza política en construcción. "Ser PROGRESISTA es respetar, como nos gusta que nos respeten"; "Ser PROGRESISTA es creer en los otros, como nos gusta que nos crean"; POR LA COLOMBIA QUE SOÑAMOS: Nueva Fuerza Política MOVIMIENTO NACIONAL PROGRESISTAS / PROGRESISTAS CALDAS: fuerza política en construcción. "Ser PROGRESISTA es hacer primar el interés general sobre el interés particular o de grupo" "Ser PROGRESISTA es SER pacifista, no violento" "Ser PROGRESISTA es rechazar la violencia como instrumento para hacer política" MOVIMIENTO NACIONAL PROGRESISTAS / PROGRESISTAS CALDAS: POR LA COLOMBIA QUE SOÑAMOS Y NOS MERECEMOS. "Ser PROGRESISTA es SER DEMÓCRATA Y ESO NOS COMPROMETE CON LA PARTICIPACIÓN, LA TRANSPARENCIA Y LA HONESTIDAD."