TALLER NACIONAL PROGRESISTA

El 14 de septiembre se llevará a cabo un taller nacional progresista con la idea de debatir la participación del progresismo en la propuesta de integración con el partido Verde y con el movimiento Compromiso Ciudadano, entre otros grupos y sectores.
En la página central de Progresista (http://www.progresistas.co/) encontrarán información complementaria.
El día anterior, jueves 13, se reunirán los jóvenes para analizar su situación dentro del progresismo, y para acercar posiciones sobre el que hacer en estas circunstancias.

PROGRESISTAS

Primer Movimiento Político
de construcción colectiva del siglo XXI

¿QUÉ ES SER PROGRESISTA?

ALGUNOS LO DEFINEN COMO UNA ACTITUD, Y TIENEN RAZÓN. OTROS LO ENTIENDEN COMO UNA CONCEPCIÓN DEL ESTADO, Y TAMBIÉN TIENEN RAZÓN. PERO LOS QUE PERTENECEMOS AL MOVIMIENTO NACIONAL PROGRESISTA SABEMOS QUE ES UNA PROPUESTA POLÍTICA ALTERNATIVA, CUYA DEFINICIÓN ESTÁ EN CONSTRUCCIÓN Y CUYA ORGANIZACIÓN ESTÁ EN PROCESO, Y QUE HA HECHO PRESENCIA EN LA POLÍTICA NACIONAL DESDE HACE MUCHO TIEMPO. (Julián Mejía B.)

Al final del blog encontrarán una propuesta, escrita por Julián Mejía Botero, que de paso recoge otras propuestas y aporta construcciones colectivas hechas en Caldas, y sobre la que podemos seguir buscando consensos. Los invitamos a que la lean y opinen al respecto.

VÍDEO PROGRESISTAS CALDAS

22 de octubre de 2013

“Esperamos que la paz gane en las elecciones del 2014”: Antonio Navarro Wolff

Ola Política
   http://www.olapolitica.com/content/%E2%80%9Cesperamos-que-la-paz-gane-en-las-elecciones-del-2014%E2%80%9D-antonio-navarro-wolff

"Lo público puede funcionar si somos capaces de preservarlo del clientelismo"

“La administración Petro  está bajo fuego y con  muchas dificultades”

“Si no hay participación política no hay negociación”

Las últimas encuestas en materia política le dan un gran favoritismo a  Antonio Navarro Wolff, como uno de los más firmes aspirantes en lo que se ha denominado la tercería para competir por la jefatura de Estado.

El país no sólo lo recuerda con las acciones en el M.19, sino como ministro de Estado, copresidente de la Constituyente, congresista, alcalde de Pasto y gobernador de Nariño.

Ola Política lo visitó en su apartamento en un ambiente  rodeado de fotografías, donde se destaca la de su ex jefe del M 19 Carlos Pizarro,  un busto de Bolívar y libros, escenario que nos llevó a iniciar el diálogo:

OP: ¿Qué diferencia hay entre el Antonio Navarro que recordamos del ¡Palabra que sí! ,  al de ahora?
AN: En 23 años he aprendido muchas cosas. He tenido muchas responsabilidades y más conocimiento de la realidad nacional. Creo más urgente que nunca en la necesidad de un cambio porque de algún modo el modelo de desarrollo que el país adoptó en los últimos 25 años se está agotando. Parte de los problemas que tiene  el presidente Santos es precisamente por eso, porque se centró en las privatizaciones, en que el Estado no servía para nada y había que reducirlo en su mínima  expresión.

OP: ¿Cambiar el modelo debe ser una prioridad?
AN: Ese modelo que empezó en los 90 no lo creen la mayoría de los colombianos. Ni el sector privado es tan bueno ni el Estado es tan malo, ni el comercio internacional es la solución de todos los problemas. Ese modelo de desarrollo debe ser remplazado. Los que criticamos el neoliberalismo, teníamos razón y eso hace que el mensaje llegue a más gente.

OP: ¿Cómo percibe los males del modelo?
AN: Por ejemplo: la solidaridad de tantos colombianos en contra de la ley que planteaba la intervención  de sectores privados en la educación superior pública. La crítica  al modelo de salud tan privatizado no es la mejor solución y la solidaridad con los campesinos en el pasado paro, son ejemplos de las protestas contra un modelo mal hecho de la internacionalización de la economía.

OP: ¿Y en esos 25 años, que ha permanecido?
AN: Hace 25 años nos dimos cuenta desde el M-19 que el alzamiento armado no tenía futuro y que había que remplazarlo por una negociación de paz. Las FARC nos dijeron traidores y nos siguen tratando mal.  Después de eso se dieron cuenta también de lo mismo. Nosotros nos dimos cuenta primero que había que hacer la paz y aceptamos, nos parece satisfactorio y bueno para  Colombia que hoy los últimos, los más cabeza duros y renuentes  entiendan que se debe dar el paso.

OP: Antonio Navarro lo están favoreciendo las encuestas ¿Cómo ha asumido ese resultado?
AN: Veo que hay una oportunidad. Primero por el agotamiento del modelo de desarrollo. Segundo por la división en el bloque de quienes han venido dirigiendo el país: Uribe y Santos que es irreconciliable; y tercero, el debilitamiento del liderazgo de Santos. El Presidente recibió la presidencia por herencia, no por sus méritos propios como candidato. Eso más el debilitamiento del modelo de desarrollo le ha debilitado su liderazgo.

OP: ¿Se ve optimista, cree en el triunfo de la tercería?
AN: La oportunidad puede convertirse en resultado si nosotros los del lado de la alternativa somos capaces de hacer lo que corresponde y ahí veo dificultades, tendríamos que unirnos. Mientras haya una unidad alrededor del presidente Uribe y otra alrededor del presidente Santos que se llama la Unidad Nacional, tenemos un archipiélago de opciones en la alternativa,  sino somos capaces de dar los pasos necesarios para unirnos, la oportunidad se puede pasar.

OP: ¿Cómo buscar que ese archipiélago se convierta en una isla para lograr los objetivos de la alternativa?
AN: Estamos tratando de encontrar los caminos pero no son fáciles. Persistimos, por eso dimos el paso de la unidad entre verdes y progresistas. Pero hay que ir más allá, esto debe convertirse en un proceso que conquiste más sectores y tenemos que encontrar nexos y caminos con aquellos que van a mantenerse independientes. Pero debemos encontrar unos niveles de unidad, lo digo porque se dice: es una oportunidad hay una posibilidad, pero para convertirlo en realidad tenemos que hacer más de lo que hemos hecho hasta ahora.

OP: ¿Ve a Peñalosa en el Uribismo?
AN: El asunto de Peñalosa es que creemos que la opinión pública a diferencia de hace 4 años tiene más coherencia entre los que se presenten a una consulta. Él tiene todo el derecho  a ser candidato presidencial, pero no es fácil vender  la idea de una consulta entre personas y proyectos distintos de país. Ahí hay una diferencia de proyectos entre él y lo que yo represento.  Todavía no hay una decisión definitiva pero encontramos esa dificultad. Hoy se necesita más coherencia, sin embargo todavía no hay una última palabra al respecto, pero sacar a Peñalosa o tratarlo mal, nunca ha estado en nuestros planes, lo respetamos.

OP: El panorama le da una oportunidad grande, pero una responsabilidad al mismo tiempo.
AN: Sí es una oportunidad grande pero no la personalizo. Puede ser Antonio Navarro, puede ser otra opción, la que escojan los colombianos en una consulta, pero en la consulta debe haber gente que sea coherente, que signifique lo mismo, con matices de diferencia. Ese es el tema que tenemos que resolver bien.

OP: Hay temas que mueven la opinión, el caso del decreto que sacó el gobierno en tiempo record para restablecer el sueldo de unos sectores públicos. ¿Cómo ve ese tema, se debería hacer lo mismo por ejemplo en la implementación del salario mínimo?
AN: Totalmente impopular lo que pasó, pero creo que más allá del sueldo hay un problema de fondo y es la relación clientelista entre el gobierno y el Congreso. Es una relación antigua que ha alcanzado niveles exageradamente altos. Uno no puede entender por ejemplo que el Partido Conservador  teniendo unas diferencias ideológicas con el presidente, sigue en la Unidad Nacional. Es a cambio del clientelismo. El 70 por ciento de los votos del Congreso son clientelistas. Entonces eso lo que ahora llaman mermeladas sigue siendo un cemento esencial en las tradiciones políticas y hay que cambiarlo, no puede seguir así.

OP: ¿Cómo se cambia?
AN: Estamos pensando. No vamos adelantarnos en propuestas todavía pero es uno de los temas gruesos para cambiar. Las relaciones entre los partidos políticos y el gobierno y entre los congresistas y el gobierno no pueden ser clientelistas porque son impropias, son relaciones  que la sociedad no quiere aceptar más. Ese es un tema sensible e importante en la opinión pública, creo que lo de los sueldos es simplemente la cereza en el helado que hay que cambiar.

OP: ¿Hay un desequilibro de los poderes, eso es lo que falla?
AN: Sí, lo que pasa es que cómo hace un gobierno para salir adelante si no tiene mayoría en el congreso. Regímenes como el parlamentario lo resuelven. Entonces hay que resolver de alguna manera ese tema de la mayoría en el Congreso, si queremos suprimir el clientelismo.

OP: ¿Cómo se resolvería?
AN: He estudiado un régimen como el de Sud África que es  semi-parlamentario  en donde no se hacen elecciones anticipadas, pero el líder que es el candidato a presidente se presenta dentro  de una lista del congreso.  Hay que pensar en fórmulas de esa naturaleza.  Hay que encontrar una a la colombiana, a lo mejor hay que suprimir el voto preferente.

¿Por qué el voto preferente?
AN: Porque hace que la relación entre el candidato al congreso y   el ciudadano sea clientelista y ese voto preferente después hace que el comportamiento de los congresistas con relación al gobierno también sea clientelista. Es clientelista en dos direcciones: congresistas ciudadano y congresista gobierno. Eso hay que cambiarlo, no debe seguir así porque la baja calidad en la política es uno de los problemas graves que se deben solucionar en el país.

OP: Hablando de clientelismo, se dice que en ciertos organismos de control y jurisdiccionales pasa lo mismo, que se devuelven favores por ejemplo en la procuraduría y algunas cortes, por familiares en puestos. ¿Cómo evitarlo?
AN: Hay que lograr que las relaciones entre elegidos y electores en cuerpos colegiados sean alrededor de ideas, propuestas, programas, de política y no de favores. Mire, elegido en una gobernación o en una alcaldía se reciben  montones de visitas y le dicen a uno yo voté por usted, le hice un favor, ahora necesito que me ayude. Ese intercambio de favores no puede ser lo que domine las elecciones sobre todo de cuerpos colegiados porque deteriora todo el ejercicio de lo público y después permea todo el resto de decisiones. Ahí es donde hay que encontrar una solución urgente, no me atrevo a buscar fórmulas pero las estamos pensando  porque si no se cambia ese nivel de clientelismo será muy complicado mejorar la política.

OP: ¿La reforma a la salud pasó a la Cámara, hay mucho cuestionamiento sobre el tema, la votación fue muy baja, cree que esa va a ser la reforma que necesitan los colombianos?
AN: Fui Ministro de Salud cuando todo era público y el ISS era un espanto. Fui el Ministro estrella en los primeros meses de gobierno de César Gaviria y entre agosto y octubre de 1990 haciendo investigaciones sobre el manejo de recursos del ISS en el Atlántico descubrimos que compraban aspirinas a 1000 veces más del precio normal porque la administración del seguro social se la entregaban a grupos políticos clientelistas, entonces hay antecedentes que no favorecen esa solución. En el caso del sector privado están  las EPS con ánimo de lucro y dedicadas a ganar plata, a utilizar dichos recursos para otros intereses. Tampoco  es la solución.

OP: Es decir, ahí debe haber un híbrido, una mezcla, ¿cómo sería ese manejo?
AN: Diría que es precisamente el análisis de las experiencias las que nos tienen que dar el buen modelo. El Ministro dice que está combinando, pero no ha logrado convencer la experiencia privada con la experiencia pública. Hay cosas públicas que funcionan bien, la administración de impuestos funciona bien y está por encima de la actividad clientelista. La EPM es un buen ejemplo de una empresa pública bien manejada pero en Cali fue todo lo contrario. Insisto, lo público puede funcionar si somos capaces de preservarlo del clientelismo. Si no somos capaces de empezar por ahí, todo lo que coja el Estado está en riesgo de ser mal manejado.

OP:¿Cómo debe ser la educación?
AN: Educación de calidad a los niños en la primera infancia y duplicar los cupos en las universidades públicas. Tenemos un verdadero cuello de botella. Terminan centenares de bachilleres cada año y hay pocos cupos en las universidades públicas, está demostrado que esas universidades son buenas para los estándares colombianos pero los cupos son insuficientes. Vamos a tener que hacer una reforma tributaria imponiendo impuestos a los más ricos, dividendos de acciones de los grandes accionistas, empresas internacionales como Indupalma, no hay otra alternativa. Debemos duplicar los cupos de las universidades públicas que requieren construcción de nuevas instalaciones, hacer campus, eso vale dinero pero hay que hacerlo.

OP: ¿Aconsejó a Petro?, porque aumentó los recursos en educación en el presupuesto distrital.
AN: Ese es un esfuerzo importantísimo que tiene que hacer una sociedad como la nuestra, cada vez que pensamos en el Plan de Desarrollo hablamos de medidas que tienen que ver con importaciones, con estímulos, con protección, pero también está el tema de la educación, del desarrollo magno de los seres humanos que es fundamentalmente la educación.

OP: Hablando de Petro, ¿Cree que algo quieren hacerle para impedirle terminar su administración?
AN: No hay duda que hay gente que está buscando que sea así, que lo sancionen con la destitución para que  Francisco Santos pueda ser candidato a la Alcaldía y así entonces deje su afán de la presidencia. Ahora, el gobierno de Petro es muy bueno con un buen Plan de Desarrollo va con decisiones en el sentido correcto. El POT tiene sentido y es densificar más la ciudad, porque seguir mandando gente a las lomas o a Soacha o a los bordes del río Bogotá es insensato frente al cambio climático. Es un gobierno que tiene también dificultades de ejecución, unas relaciones con el Concejo muy difíciles porque no tiene las mayorías, entonces es un gobierno que está bajo fuego y con  muchas dificultades

OP: ¿Usted fue el primero que lo criticó y el primer sacrificado?
AN: Diría que en el fondo hay un asunto y es este: Petro es mi amigo y si uno a los amigos no los acompaña en las dificultades entonces de qué se trata la vida.

OP: Entonces, ¿Qué le pasa a Petro en la relación con los amigos?
AN: Con él tengo una relación buena. Lo que pasa es que obviamente si yo hubiera sido Alcalde hubiera hecho cosas distintas, pero no me voy a poner a especular sobre eso.

OP: Dígame tres.
AN: No ni una. A los amigos no se les critica.

OP: Cuando usted fue Alcalde de Pasto y Gobernador de Nariño fueron gobiernos muy exitosos, tenía también unas ideas alternativas, ¿cómo hizo para manejar esa alternativa con las personas que siempre quieren lo tradicional?
AN: Digamos que Petro tiene propuestas más avanzadas que las que apliqué, pero la ventaja mía es que soy mejor ejecutor. Entre el punto de salida y el punto de llegada hay una serie de puntos intermedios que se deben  identificar bien y caminar todos los pasos para llegar. Me parece que he sido mejor en hacer ese camino,  de ir paso a paso, que lo que ha sido el gobierno de Bogotá.

OP: ¿Ese ha sido un aspecto negativo para el gobierno de Bogotá?
AN: Ha sido una dificultad.

OP: ¿Cómo hacer con la desigualdad?
AN: Aquí tenemos las diferencias sociales más grandes del mundo. La verdad es que en Colombia la desigualdad está disminuyendo muy poco, dicen que hay más empleo pero la cantidad de empleo informal es bárbaro y la gran mayoría de los nuevos empleos son informales, entonces la opinión pública tiene razón en cuestionar. Si fuera presidente y pudiera bajar en un 10 o 20 % los salarios de todos los altos funcionarios  lo haría, no de los maestros pero sí  de los que están en el techo de la pirámide empezando por el Presidente de la República.

OP: ¿Qué opina de las multimillonarias ganancias del sistema financiero?
AN: El sistema financiero está especializado en ordeñar de a poquitos a todo el mundo. Cómo es que los dueños de los bancos no pagan renta sobre los dividendos de las naciones?, eso es increíble. Esa reforma estuvo en discusión hace un año y el gobierno decidió no hacerla diciendo que era doble tributación. Doble tributación de esa naturaleza la hay en la mitad de los países del mundo, por qué aquí no?. Se deben regular también las operaciones bancarias y lo que los bancos cobran en defensa del sistema bancario. Hay que ponerle impuesto de renta a los dividendos de los grandes accionistas y con eso pagar educación, que sea una destinación específica: educación, ampliación del sistema educativo, ampliación de cupos en las universidades públicas, extensión de la educación preescolar, hay que hacerlo si queremos como sociedad salir adelante. Que los que más ganen, entre ellos el sistema financiero, ayuden a educar mejor a nuestra sociedad.

OP: ¿Considera que se debe suspender el proceso de paz por las elecciones?
AN: Veo que los líderes de las FARC no tienen la autoridad que tuvieron sus antecesores: Marulanda, Jojoy, Cano y no les es fácil tomar decisiones porque no tienen el liderazgo histórico. El gobierno tiene dificultades para hacer concesiones impopulares, por ejemplo,  si usted mira encuestas la gente no quiere que las FARC participen en política y si no hay participación política no hay negociación. Una paz negociada cuesta fórmulas jurídicas que les permita participar en política. Entonces,  eso hace que también haya dificultades del gobierno con problemas de impopularidad para hacer concesiones que son impopulares. Por ello hay que tener paciencia. No es bueno suspender las negociaciones. El verdadero patriotismo del Presidente Santos es decir que la paz es tan importante que no aspira a la reelección y que el 7 de agosto esté firmada la paz.

OP: ¿Cree que el Presidente aspira a la reelección?
AN: Él se presenta de todas maneras y eso le va a generar dificultades porque tomar decisiones impopulares le agrava conseguir votos y los necesita para reelegirse. En la eventualidad en que aspire no debería suspender el proceso porque siempre hay un riesgo,  que después no se vuelvan a sentar.

OP: Usted siembre ha manifestado  que no sería simplemente la firma del fin del conflicto,  sino que lo  más difícil viene de ahí para adelante.
AN: Sí. Tenga la seguridad que nosotros sabemos más que Santos de cómo manejar el postconflicto porque lo hemos vivido durante 23 años,  lo hemos estudiado a profundidad.  Si algo aprendí  en Nariño es cómo es el conflicto hoy en día en el terreno. Si el Presidente Santos quiere pasar a la historia debe hacer un esfuerzo grande por la paz. Le digo: si no ser candidato a la presidencia le ayuda al proceso de paz, no sea candidato Presidente. Eso sería  ayudar a que la paz se firme y el manejo del postconflicto lo haga el heredero de Santos.

OP: ¿No creería usted que quien  firme la paz debería ser el responsable de llevar a cabo el postconflicto?
AN: Sí y no. Creo que debe adelantarlo quien tenga más capacidad  de manejar el postconflicto y eso lo tienen que decidir los colombianos. Este postconflicto no dura 4 años, dura 10 años, lo dice Sergio Jaramillo y estoy de acuerdo con él. Es un problema de tres períodos de Gobierno, la firma de la paz tiene una cosa muy importante, que van a elegir a alguien que le dé continuidad al proceso, entonces no se debe personalizar, (es que si no soy yo nada, sin mí no hay salvación), no, este país ha demostrado que sin las personas también es capaz de salir adelante o retroceder. Las personas son un accidente en la historia, pero estoy convencido que una paz firmada tiene continuidad y los colombianos encuentran quién debe hacer esa continuidad.

OP: Así las cosas, ¿Cuál cree que sea la decisión de los Colombianos en la urnas?
AN: La gente en los momentos de decisión histórica siempre ha optado por una idea clara.  Cuando fracasó la paz del Caguan escogieron al que representaba la mejor opción del ejercicio de autoridad, los que estaban casados con la paz del Caguan y fracasaron con la paz perdieron las elecciones frente a alguien que no estaba en las encuestas inicialmente pero que representaba un ejercicio de autoridad. Después dijeron: Hay que continuar eso y eligieron al Presidente Santos, hoy,  tenga la seguridad de que si se firma la paz los colombianos van a decir démosle el mando a alguien que le dé continuidad a ese proceso de paz en el ejercicio del postconflicto y eso no significa obligatoriamente que sea Juan Manuel Santos.

OP: ¿Cómo ve una  alternativa con Antanas Mockus?
AN: Podría ser,  lo que pasa  es que Antanas creo que no tendría el mismo impulso del 2010, es decir,  estoy convencido de que los colombianos no somos insensatos, tal vez no miramos los detalles pero la gente toma buenas  las decisiones y si la paz se firma van a elegir a quien pueda darle continuidad al postconflicto y si la mejor manera de firmar la paz es que el Presidente no sea candidato que lo piense.

OP: ¿Cuál es su opinión concreta sobre Peñalosa y Clara López para una tercería, ¿qué piensa de ellos, como amigos o como rivales?
AN: El problema con Peñalosa es que representa una cosa distinta de lo que pueda representar Clara López o Antonio Navarro.  Para decirlo de alguna manera, cuántos de los electores de Clara López si se firma consulta entre Clara López y Peñalosa votarían por Peñalosa si este gana, muy pocos,  entonces por eso es que la consulta suena un poco incoherente. Ese es el problema por  resolver.

OP: ¿Usted qué opina de trabajar con estos candidatos en una aspiración presidencial?.
AN: En eso andamos. Nosotros estamos muy contentos por la alianza con los verdes,  ahí hay gente muy buena. Tienen 800 concejales, la mitad de ellos gente muy comprometida con el proyecto, tienen Senadores, Representantes, Diputados, Jóvenes y ha sido un  acierto que nos hayamos juntado. Hay temas por resolver y lo más importante es cómo vamos a hacer la consulta y estamos dándole vueltas a encontrar una buena solución.

OP: Si llegara a ser  Presidente de la República,  ¿con cuál  de ellos le gustaría trabajar en su gobierno?
AN: Creo que Colombia necesita gobiernos que puedan producir resultados y desde ese punto de vista se necesitan gobiernos que representen mayorías en el país y eso está más allá de nosotros mismos,  eso es sumando otros sectores. Venimos de ver en México que se armó un proyecto de unidad pero no sobre puestos sino sobre propuestas y proyectos.  Es bueno  ir explorando en ese sentido porque aquí es sobre puestos, se está con el gobierno pero si dan ministerios, institutos descentralizados; o sea es clientelista.

OP: ¿Cómo ve el tema paz – proceso electoral?
AN: Complejo. Confío en que gane la paz en el proceso electoral porque creo que la oportunidad de conseguir la paz nos ahorra 250 mil víctimas por año y si el conflicto sigue y dura 10 años más son 2 millones y medio de víctimas y esos 2 millones y medio de personas también tienen derecho. Lo más inteligente y lo más humano es que se pueda conseguir un acuerdo de paz y es un tema que va influir en el resultado. Esperamos que la paz gane en la elecciones del 2014.

OP: Veo que tiene un cuadro muy bonito  de Carlos Pizarro (q.e.p.d), su compañero. ¿Qué es lo que más recuerda de él y que  fue lo que más recogió del liderazgo que él tenía?
AN: Tuvo la enorme capacidad de ver, antes que todo el resto de la  guerrilla colombiana,  que había que hacer una paz cierta y por eso creo que a Pizarro no se le ha dado el reconocimiento que merece. Pizarro fue el verdadero artífice de un cambio en la historia de Colombia,  que es el logro de una paz que nosotros vimos hace 25 años pero liderados por él. De manera que Carlos Pizarro debió ocupar un puesto más importante en nuestra historia reciente.  

1 comentario:

  1. los Colombianos queremos que se acabe la Guerra, y empieze la Paz con las FAREC-EP, para el Pais. atte. Progresistas Piedecuesta/Stder.

    ResponderEliminar

Reconocemos y respetamos la diferencia.
Esperamos que Usted haga lo mismo.

POR LA COLOMBIA QUE SOÑAMOS: PROGRESISMO, Nueva Fuerza Política. - MOVIMIENTO NACIONAL PROGRESISTAS / PROGRESISTAS CALDAS ___ fuerza política en construcción. "Ser PROGRESISTA es respetar, como nos gusta que nos respeten"; "Ser PROGRESISTA es creer en los otros, como nos gusta que nos crean"; POR LA COLOMBIA QUE SOÑAMOS: Nueva Fuerza Política MOVIMIENTO NACIONAL PROGRESISTAS / PROGRESISTAS CALDAS: fuerza política en construcción. "Ser PROGRESISTA es hacer primar el interés general sobre el interés particular o de grupo" "Ser PROGRESISTA es SER pacifista, no violento" "Ser PROGRESISTA es rechazar la violencia como instrumento para hacer política" MOVIMIENTO NACIONAL PROGRESISTAS / PROGRESISTAS CALDAS: POR LA COLOMBIA QUE SOÑAMOS Y NOS MERECEMOS. "Ser PROGRESISTA es SER DEMÓCRATA Y ESO NOS COMPROMETE CON LA PARTICIPACIÓN, LA TRANSPARENCIA Y LA HONESTIDAD."