TALLER NACIONAL PROGRESISTA

El 14 de septiembre se llevará a cabo un taller nacional progresista con la idea de debatir la participación del progresismo en la propuesta de integración con el partido Verde y con el movimiento Compromiso Ciudadano, entre otros grupos y sectores.
En la página central de Progresista (http://www.progresistas.co/) encontrarán información complementaria.
El día anterior, jueves 13, se reunirán los jóvenes para analizar su situación dentro del progresismo, y para acercar posiciones sobre el que hacer en estas circunstancias.

PROGRESISTAS

Primer Movimiento Político
de construcción colectiva del siglo XXI

¿QUÉ ES SER PROGRESISTA?

ALGUNOS LO DEFINEN COMO UNA ACTITUD, Y TIENEN RAZÓN. OTROS LO ENTIENDEN COMO UNA CONCEPCIÓN DEL ESTADO, Y TAMBIÉN TIENEN RAZÓN. PERO LOS QUE PERTENECEMOS AL MOVIMIENTO NACIONAL PROGRESISTA SABEMOS QUE ES UNA PROPUESTA POLÍTICA ALTERNATIVA, CUYA DEFINICIÓN ESTÁ EN CONSTRUCCIÓN Y CUYA ORGANIZACIÓN ESTÁ EN PROCESO, Y QUE HA HECHO PRESENCIA EN LA POLÍTICA NACIONAL DESDE HACE MUCHO TIEMPO. (Julián Mejía B.)

Al final del blog encontrarán una propuesta, escrita por Julián Mejía Botero, que de paso recoge otras propuestas y aporta construcciones colectivas hechas en Caldas, y sobre la que podemos seguir buscando consensos. Los invitamos a que la lean y opinen al respecto.

VÍDEO PROGRESISTAS CALDAS

12 de octubre de 2013

Caldas y el discurso del Centro Democrático


lapatria.com   Por: Carlos Hernández

Al leer algunos documentos y escuchar a los candidatos al Congreso y a la Presidencia del Uribe Centro Democrático se percibe en ellos una sensación de colapso, de que todo va por mal camino, y asusta un poco. El resumen es que la seguridad, tras la llegada de Santos, es un fracaso. Y les duele, porque su caudillo, mientras estuvo en el poder, se enfrascó en una lucha que ahora un traidor está malogrando. Se basan en cifras del Ministerio de Defensa, por lo que ese aire de oficialidad les permite soportar sus lamentos y afirmar que nada se están inventando.


Quizá sea cierto, pero también lo es que la inseguridad, un concepto que ellos restringen con mucha frecuencia (y mucha conveniencia) al conflicto armado, particularmente a las acciones de las Farc, tiende a ser un fenómeno con una intensidad diferenciada. Es decir, no en todas las regiones se da con la misma fuerza, ya que depende de ciertas dinámicas que aquí, por espacio, no cabe explicar. Caldas es un buen ejemplo de ello.
Este departamento no fue cuna de la guerrilla, sino una zona afectada como consecuencia de los intentos de la subversión por expandirse a puntos que les dieran más margen de maniobra para encarar el objetivo de tomarse el poder. Hasta que llegó la ofensiva militar de Uribe y los campesinos vieron, por ejemplo, cómo en medio del asedio Rojas desertaba con la mano de Iván Ríos y Karina se desmovilizaba, dejando moribundo al Frente 47 de las Farc.
Caldas está hoy claramente por fuera de esos escenarios de terror que pinta el Centro Democrático. Al observar la intensidad del conflicto, medido en términos de confrontación armada (algo que se puede consultar en el Observatorio de Derechos Humanos de la Vicepresidencia www.derechoshumanos.gov.co/observatorio) los mapas dejan ver a un departamento en blanco, en comparación con otros en rojo, particularmente algunas zonas de Arauca, Norte de Santander, Meta, Nariño...
A eso se pueden sumar los resultados de un estudio de Indepaz sobre bandas criminales que publicó recientemente este diario, en el que se afirma que esas organizaciones no están instaladas en el territorio caldense, aunque vienen a delinquir con cierta frecuencia. Es algo que, sin embargo, hay que entender en contexto, en tanto las Bacrim comenzaron su proceso de fortalecimiento desde la era Uribe, conformadas en buena medida por exparamilitares.

Los alcaldes siguen pidiendo pie de fuerza, pero para contrarrestar el microtráfico. Es una petición sempiterna, pero justificada por causas diferentes al conflicto. En Caldas las cifras de homicidios, mal que bien, siguen bajando, de acuerdo con Medicina Legal, y también están desligadas de la confrontación armada.
¿A qué discurso apelarán, entonces, los candidatos a la Cámara de Representantes por el Uribe Centro Democrático, recientemente presentados en Manizales? Es insensato apelar al miedo y plantearles a los campesinos la intención de devolverle la calma a un departamento que disfruta de cierto sosiego desde hace unos años. Mi hipótesis es que, aunque posiblemente quizá hagan lo anterior de manera irresponsable, terminarán ofreciendo lo que cualquier político convencional suele ofrecer, y suele incumplir. Ya lo plantearon algunos de esos aspirantes en su reciente presentación en Manizales: "apoyar el debate público sobre la familia", "trabajar por la comunidad, sobre todo por los actores más desprotegidos", etc.
Y muy a pesar de esto, un factor clave, de carácter emocional, no programático, puede influir para que a Uribe, al fin de cuentas, le vaya bien en este y otros departamentos donde la confrontación armada y la fuerte presencia subversiva es cosa del pasado: la molestia por la traición de Santos. Es notorio que muchos de quienes votaron por el actual presidente, independientemente de que estén mejor o igual que hace dos años, así lo nieguen, no perdonan que este le haya dado la espalda al caudillo que lo impulsó.
A Santos podría favorecerlo, por un lado, su apuesta por firmar el fin del conflicto y, por otro, que tiene el poder de la burocracia, con el que engrasa la maquinaria, y sus congresistas, sin estar del todo convencidos, le mueven gente y votos. Esto cada vez parece más difícil ante actuaciones recientes que solo podrían calificarse como torpes.
Para terminar, recuerdo lo que me dijo un campesino de Marquetalia a comienzos de este año, más o menos con estas palabras: "Antes de la guerrilla y los paras éramos pobres; cuando ellos llegaron todo fue más difícil, pero cuando los sacaron volvimos a la paz y continuamos siendo pobres". El principal problema, ahora en Caldas, no es la seguridad, mucho menos el conflicto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Reconocemos y respetamos la diferencia.
Esperamos que Usted haga lo mismo.

POR LA COLOMBIA QUE SOÑAMOS: PROGRESISMO, Nueva Fuerza Política. - MOVIMIENTO NACIONAL PROGRESISTAS / PROGRESISTAS CALDAS ___ fuerza política en construcción. "Ser PROGRESISTA es respetar, como nos gusta que nos respeten"; "Ser PROGRESISTA es creer en los otros, como nos gusta que nos crean"; POR LA COLOMBIA QUE SOÑAMOS: Nueva Fuerza Política MOVIMIENTO NACIONAL PROGRESISTAS / PROGRESISTAS CALDAS: fuerza política en construcción. "Ser PROGRESISTA es hacer primar el interés general sobre el interés particular o de grupo" "Ser PROGRESISTA es SER pacifista, no violento" "Ser PROGRESISTA es rechazar la violencia como instrumento para hacer política" MOVIMIENTO NACIONAL PROGRESISTAS / PROGRESISTAS CALDAS: POR LA COLOMBIA QUE SOÑAMOS Y NOS MERECEMOS. "Ser PROGRESISTA es SER DEMÓCRATA Y ESO NOS COMPROMETE CON LA PARTICIPACIÓN, LA TRANSPARENCIA Y LA HONESTIDAD."