TALLER NACIONAL PROGRESISTA

El 14 de septiembre se llevará a cabo un taller nacional progresista con la idea de debatir la participación del progresismo en la propuesta de integración con el partido Verde y con el movimiento Compromiso Ciudadano, entre otros grupos y sectores.
En la página central de Progresista (http://www.progresistas.co/) encontrarán información complementaria.
El día anterior, jueves 13, se reunirán los jóvenes para analizar su situación dentro del progresismo, y para acercar posiciones sobre el que hacer en estas circunstancias.

PROGRESISTAS

Primer Movimiento Político
de construcción colectiva del siglo XXI

¿QUÉ ES SER PROGRESISTA?

ALGUNOS LO DEFINEN COMO UNA ACTITUD, Y TIENEN RAZÓN. OTROS LO ENTIENDEN COMO UNA CONCEPCIÓN DEL ESTADO, Y TAMBIÉN TIENEN RAZÓN. PERO LOS QUE PERTENECEMOS AL MOVIMIENTO NACIONAL PROGRESISTA SABEMOS QUE ES UNA PROPUESTA POLÍTICA ALTERNATIVA, CUYA DEFINICIÓN ESTÁ EN CONSTRUCCIÓN Y CUYA ORGANIZACIÓN ESTÁ EN PROCESO, Y QUE HA HECHO PRESENCIA EN LA POLÍTICA NACIONAL DESDE HACE MUCHO TIEMPO. (Julián Mejía B.)

Al final del blog encontrarán una propuesta, escrita por Julián Mejía Botero, que de paso recoge otras propuestas y aporta construcciones colectivas hechas en Caldas, y sobre la que podemos seguir buscando consensos. Los invitamos a que la lean y opinen al respecto.

VÍDEO PROGRESISTAS CALDAS

13 de febrero de 2013

EL DOCTOR MAURICIO VS. EL DOCTOR ÁLVARO

EL DOCTOR MAURICIO VS. EL DOCTOR ÁLVARO
 elcolombiano.com 
Por ANA CRISTINA RESTREPO J. | Publicado el 13 de febrero de 2013
El doctor Mauricio es un médico de señoras.

Delgado, canoso, de estatura promedio. Alguna vez, la escritora María Cristina Restrepo lo comparó con una figura de El Greco. Para mí, evoca las Variaciones Goldberg, de J. S. Bach: cada vez que estoy frente a él, su presencia crece. Es monumental.

¿La vocación y la capacidad vienen con el ADN? Su padre, ya fallecido, fue un prestigioso nefrólogo, de esos a quienes les levantan bustos en las universidades, nominan como héroes en novelas memorables o son llamados "eminencias" en la calle.

Cuando está con una paciente, y pese a la insistencia del tic-toc-tic-toc, el doctor Mauricio nunca mira la hora. Su consultorio está decorado con pequeños relojes (estampa entre poética y kitsch) que colecciona el doctor Jorge Elías, su compañero de trabajo.

Mientras explora el interior de la mujer (literalmente), habla en voz baja: a las literatas les conversa de novelones, a las noveleras de curiosidades y a las curiosas de literatura. No se da ínfulas. Y pierde la compostura ante un chocolate del Astor.

Él hace visitas domiciliarias. Trasnocha. Asiste a cuanto congreso médico puede para armarse de conocimiento, porque cada día enfrenta con mayor frecuencia a su peor enemigo: el cáncer de mama.

Lo que no va con él son los eufemismos médicos, aquellos que, ya moribundo, criticaba Christopher Hitchens en su obra "Mortalidad".

Algunas veces, sin invitación, pasa a darle vueltecita a la viuda de su padre, su madrastra. El gran tesoro del doctor Mauricio es su memoria: académica, científica y, la más importante, afectiva.

Quedan pocos como él, médicos humanistas, buenos compañeros ante el dolor y la inminencia de la muerte (como las Variaciones Goldberg).

Desde los noventa, muchos estudiantes de medicina en Colombia se han graduado soñando con ser un "médico", con el compromiso que implica la palabra, pero no pueden: las condiciones del sistema los obligan a usar el estetoscopio como único medio para acercarse al corazón del enfermo.

La Ley 100, tan bonita en el papel, convirtió el Juramento de Hipócrates en uno de hipócritas: la salud como producto, el paciente como cliente, la tercerización en la contratación, los paseos de la muerte en ambulancias… ¡La vida convertida en eslabón de una cadena de mercadeo…

¿Error de cálculo? Una ley, con vacíos (como la sostenibilidad a largo plazo del sistema y la universalización en términos reales de la cobertura) y perversa en su aplicación, afectó hasta la médula la conducta de una colectividad. Tergiversó el sentido de una profesión.

Hagamos memoria: el senador ponente de la Ley 100 fue el doctor Álvaro Uribe Vélez. Y quiere regresar al Senado.
POR LA COLOMBIA QUE SOÑAMOS: PROGRESISMO, Nueva Fuerza Política. - MOVIMIENTO NACIONAL PROGRESISTAS / PROGRESISTAS CALDAS ___ fuerza política en construcción. "Ser PROGRESISTA es respetar, como nos gusta que nos respeten"; "Ser PROGRESISTA es creer en los otros, como nos gusta que nos crean"; POR LA COLOMBIA QUE SOÑAMOS: Nueva Fuerza Política MOVIMIENTO NACIONAL PROGRESISTAS / PROGRESISTAS CALDAS: fuerza política en construcción. "Ser PROGRESISTA es hacer primar el interés general sobre el interés particular o de grupo" "Ser PROGRESISTA es SER pacifista, no violento" "Ser PROGRESISTA es rechazar la violencia como instrumento para hacer política" MOVIMIENTO NACIONAL PROGRESISTAS / PROGRESISTAS CALDAS: POR LA COLOMBIA QUE SOÑAMOS Y NOS MERECEMOS. "Ser PROGRESISTA es SER DEMÓCRATA Y ESO NOS COMPROMETE CON LA PARTICIPACIÓN, LA TRANSPARENCIA Y LA HONESTIDAD."