TALLER NACIONAL PROGRESISTA

El 14 de septiembre se llevará a cabo un taller nacional progresista con la idea de debatir la participación del progresismo en la propuesta de integración con el partido Verde y con el movimiento Compromiso Ciudadano, entre otros grupos y sectores.
En la página central de Progresista (http://www.progresistas.co/) encontrarán información complementaria.
El día anterior, jueves 13, se reunirán los jóvenes para analizar su situación dentro del progresismo, y para acercar posiciones sobre el que hacer en estas circunstancias.

PROGRESISTAS

Primer Movimiento Político
de construcción colectiva del siglo XXI

¿QUÉ ES SER PROGRESISTA?

ALGUNOS LO DEFINEN COMO UNA ACTITUD, Y TIENEN RAZÓN. OTROS LO ENTIENDEN COMO UNA CONCEPCIÓN DEL ESTADO, Y TAMBIÉN TIENEN RAZÓN. PERO LOS QUE PERTENECEMOS AL MOVIMIENTO NACIONAL PROGRESISTA SABEMOS QUE ES UNA PROPUESTA POLÍTICA ALTERNATIVA, CUYA DEFINICIÓN ESTÁ EN CONSTRUCCIÓN Y CUYA ORGANIZACIÓN ESTÁ EN PROCESO, Y QUE HA HECHO PRESENCIA EN LA POLÍTICA NACIONAL DESDE HACE MUCHO TIEMPO. (Julián Mejía B.)

Al final del blog encontrarán una propuesta, escrita por Julián Mejía Botero, que de paso recoge otras propuestas y aporta construcciones colectivas hechas en Caldas, y sobre la que podemos seguir buscando consensos. Los invitamos a que la lean y opinen al respecto.

VÍDEO PROGRESISTAS CALDAS

29 de diciembre de 2012

De frente con Uribe


INTRODUCCIÓN ::: El Presidente Álvaro Uribe es poco amigo de dar entrevistas para medios escritos; y sabe muy bien por qué. Él es un hombre de palabra; es decir le gusta apropiarse de la palabra y responder cada pregunta en tono de consejo comunal, sin dar chance de interrumpir. Y eso suena bien en la radio o en la televisión, pero sus respuestas vertidas al papel pueden adquirir un tono dramáticamente ladrilludo.
Llegué a su despacho a las 9:00 a.m. del miércoles 18 de enero, según lo previsto, y después de unos minutos de antesala, me hizo seguir con la aclaración de que sólo tenía 15 minutos y no los 30 de los que se había hablado inicialmente, pues había mucho agite debido a las declaraciones de Juan Manuel Santos contra el senador Rafael Pardo. A la entrevista asistió como invitado del Presidente su asesor y confidente José Obdulio Gaviria, quien no intervino para nada, ni apagó su celular, aunque tampoco lo contestó el par de veces que sonó.
La extensión de sus respuestas y la limitación de tiempo, no dio espacio para todas las preguntas que hubiera querido hacerle. Sin embargo, al final se quejó –según él, quiso “dejar constancia”– de que no se habló de política social ni de economía. Yo no pregunté nada de eso para no darle pie a que me reiterara lo que tantas veces ha dicho acerca de su gestión; pues estaba seguro de que con su retórica estadística y numérica se me hubiera ido todo el tiempo en un par de preguntas.
Después de que el Presidente le echó una ojeada desprevenida a la edición cero de UN PASQUÍN, empecé a preguntar. He aquí el resultado del diálogo. Algunas respuestas aparecen con un comentario entre corchetes, escritos al editar el reportaje. —Vladdo


El presidente Álvaro Uribe hojea la edición cero de UN PASQUÍN.

Pregunta: ¿Cómo explica usted que haya habido tantas fugas de la Zona Especial de Santa Fe de Ralito, si se supone que hay tanta vigilancia y que está bajo el control de la fuerza pública?
Respuesta:
La zona de ubicación de Ralito no es una cárcel. Es una zona de ubicación para esos individuos que están en un proceso de paz. El proceso de paz no es lo principal con estos individuos; lo principal frente a ellos es la política de autoridad. La causa de que muchos individuos de estos hayan aceptado entrar en un proceso de paz es justamente la presión de autoridad que el gobierno ha ejercido sobre ellos. En Colombia se hablaba de los paras en los cocteles bogotanos, pero los gobiernos no actuaban frente a ellos. Este gobierno lleva más de 1,500 integrantes de los grupos paramilitares dados de baja.
[Por lo menos ya no dice los “mal llamados paramilitares”; lo que no entiendo es por qué, si recibió 14 mil paras, ahora hay 30 mil].
Pregunta: Usted habla de la firmeza que el gobierno debe tener y que usted siempre ha reclamado. ¿Cómo fue posible que ‘Don Berna’ después de que sale y se presente el asesinato del diputado de Córdoba y cuando la policía lo tenía prácticamente capturado, resuelva entregarse y el gobierno acepte eso?
Respuesta: No, no estaba capturado. Esto no se puede manejar con casuismo periodístico; los hechos hay que conocerlos a profundidad e hilvanarlos. Primero: este es el primer gobierno que los ha perseguido. ‘Don Berna’ pasó de ser socio del Estado, cuando los Pepes perseguían a Pablo Escobar en sociedad con el Estado, a ser perseguido por el Estado como delincuente. Esa es la gran diferencia que ha ocurrido en Colombia entre el pasado y este gobierno.
Segundo: cuando asesinan al diputado de Córdoba yo estoy en China. Las órdenes que imparto desde allá son: ofrezcan recompensas, procedan a capturar a los asesinos.
Tercero: capturaron ocho autores materiales, el gobierno pagó la recompensa.
Cuarto: después la Fiscalía vinculó y no vinculó a Don Berna al proceso. Tan pronto el presidente de la República conoció eso, ordenó que la policía entrara a la zona a capturarlo.
Quinto: esa orden se dio un martes; el jueves veíamos que no lo habían capturado, temíamos que no lo capturaran y finalmente, ¿qué se hizo? Como lo conocieron muchos colombianos, allí se dijo, el doctor Luis Carlos Restrepo habló con algunos de los que estaban en la zona de Ralito y se avanzó en lo que finalmente se concretó: que Don Berna se entregaba, que el gobierno lo recibía como reinsertado; que no se le daba una zona de ubicación especial que él pedía; que se tenía que recluir en un sitio definido por el gobierno, un sitio cuidado por el Inpec y/o por la policía; y además que tenía que desmontar toda su organización. Esas circunstancias el gobierno las evaluó altamente convenientes para el país, porque no quedaba en una zona gozando de libertad, sino en un sitio de reclusión definido por el gobierno y cuidado por las autoridades y porque además se comprometía a desmontar toda la organización. No habíamos podido capturarlo a pesar de toda la voluntad política. Consideramos que esto que se hizo era conveniente para el país.
[Después del episodio con Rafael Pardo, ya uno no sabe qué es lo que en Palacio consideran “conveniente para el país”].
Pregunta: El gobierno acaba de anunciar la conformación de la comisión para evitar el impacto y la influencia de los grupos paramilitares en la política, en la campaña…
[Interrumpe el Presidente]: No solamente de los paramilitares, sino de la corrupción administrativa, de los narcos, de la guerrilla. ¿Usted se acuerda qué ha ignorado el periodismo colombiano, ciertos sectores del periodismo santafereño? Es la influencia de la guerilla en tantos departamentos colombianos. Entonces aquí la guerrilla empezó a manejar la política, el gobierno no hizo nada y después aparecieron los paras y las regiones quedaron entre guerrillas y paras con la ausencia del gobierno. Mientras al Cesar, al Magdalena y a Córdoba se lo tomaban entre guerrilla y paramilitares, los gobiernos iban allí solamente a tomar whisky en el festival vallenato o en las fiestas del mar o en el festival del porro.
Entonces, miremos qué ha pasado en este gobierno. Primero: las elecciones del 2003. Gracias a la seguridad democrática, que empezó a ponerle freno a la intervención de bandidos en el proceso electoral, se permitieron unas elecciones con unos resultados transparentes. Ahí están la alcaldía de Bogotá, la gobernación del Valle del Cauca.
Segundo, en esas elecciones se duplicó, en relación con las inmediatamente anteriores, las del año 2000, el número de candidatos; otra expresión de la seguridad democrática.
Tercero, opositores y abstencionistas del referendo –campaña que coincidió con esas elecciones– tuvieron todas las garantías, gracias a la seguridad democrática. Y después, ¿qué ha pasado? Ha habido más de trecienctas cincuenta elecciones atípicas en Colombia, de gobernadores y alcaldes, y en todas la seguridad democrática ha garantizado de manera efectiva los derechos de todos los candidatos. Muchas de esas elecciones han sido ganadas por la oposición y el gobierno ha sido el gran garante, con la política de seguridad democrática.
¿Qué ha hecho el gobierno en esta ocasión? En lugar de quedarse callado –como callados se quedaron gobiernos en el pasado, que presidían debates electorales–, el gobierno ha enfrentado tempranamente denuncias, las ha puesto en consideración de la opinión pública, de la Fiscalía, para que este debate electoral sea transparente y austero. Es mucho mejor tomar decisiones a tiempo, que simplemente después quejarse, de que por nada hacer, le ocurrió a Colombia una debacle contra la transparencia electoral, como sucedió en el pasado.
[¿Será que las garantías van a ser como lo que se ha visto en los útlimos días?]
Pregunta: ¿En qué momento resuelve usted lanzarse a la presidencia nuevamente, con todas las implicaciones que eso ha tenido?
Respuesta: [Hay una pausa] Simplemente uno conoce la historia de su patria. [Pausa] Entonces uno sabe que aquí ha habido una diferencia entre los tiempos de facto para los bandidos y los tiempos constitucionales para los gobiernos.
[Con esa lógica, no va a necesitar otros cuatro años sino otras cuatro décadas de gobierno].
Pregunta: ¿Usted no cree que haya otras personas que puedan igualmente ayudarle al país a salir de la crisis?
Respuesta: Hay muchas. Pero tengo 53 años, mi generación no ha vivido un solo día de paz; no quiero que eso ocurra para las nuevas generaciones de colombianos. Además a mi generación la formaron en la equivocación de que para ser civilista y demócrata había que ser cómplice con la guerrilla. Esa es una gran deformación de la democracia. Mientras a mi generación la formaban con un mal entendido de la democracia, con un mal entendido de la seguridad, los grupos terroristas se tomaban el país y Colombia ha necesitado un gran cambio, el cambio de entender que la seguridad es el primero de los valores democráticos; aquí la seguridad no se reconocía como un valor democrático, sino como un antivalor. Y entonces la falta de seguridad permitía que la democracia fuera obstruida por los terroristas.
[Es decir, que sí hay otras personas que puedan dirigir el país, pero ninguna como él].
Pregunta: Presidente, usted apoyó la guerra contra Irak, una guerra hecha a base de mentiras y de información que no era real; ese país hoy está hecho un caos. ¿Como se siente hoy en día?
Respuesta: Yo encontré el Plan Colombia y simplemente dije, cuando Estados Unidos tomó esa decisión, que un país que pedía solidaridad contra el terrorismo, tenía que ser solidario. Ahí quedaron mis palabras en esa frase.
[Es decir: lo que diga Bush].
Pregunta: La salida del país del periodista Daniel Coronell se produce luego de unas amenazas y de los mails que recibió del computador del señor Carlos Náder, de quien usted después dijo en RCN que era una “persona simpática y divertida”. ¿No le parece que fueron unas declaraciones apresuradas o imprudentes?
Respuesta: No, no... Lo que yo no podía hacer era seguir el mal ejemplo de la hipocresía. A mí me preguntaron: ¿El señor Carlos Náder ha sido amigo suyo? Y dije: Sí.
[Se le abona la lealtad con el amigo, pero un presidente debería ser un poco más cuidadoso con lo que dice, al referirse a personas tan cuestionadas como el señor Náder].
Pregunta: ¿Y hoy sigue siendo su amigo?
Respuesta: Si he hablado dos veces o tres veces desde el gobierno con el señor Carlos Náder, no he hablado con él más.
Nosotros hemos hecho una gran tarea en materia de seguridad democrática para rescatarles a los periodistas su libertad, porque ellos tenían libertad retórica de la Constitución y del gobierno, pero libertad ineficaz. Ahora lo que hemos querido es que tengan libertad eficaz. Por eso veo un periodismo hoy en Colombia más crítico, menos amordazado, gracias a la acción del gobierno frente a los grupos violentos. Muchos intelectuales que estaban en el extranjero por miedo a los grupos violentos, opositores míos que se habían ido antes de mi gobierno, han regresado al país y ejercen oposición, crítica permanente al gobierno, y reciben plenas garantías.
Déjeme simplemente formularle una pregunta, para su reflexión, no para que me la conteste ahora. Analice las circunstancias del país hoy, compárelas con las de hace cuatro años y en su fuero íntimo, contéstese usted mismo: ¿Cuándo sería usted más vulnerable frente a una eventual amenaza paramilitar: hoy o hace cuatro años?
[Me permito responderle: el día de la entrevista NO me sentía más seguro frente a una eventualidad de esas; y después de ver lo que son capaces de hacer señores como Juan Manuel Santos o Luis Carlos Restrepo, menos aún].
Pregunta: ¿Usted está de acuerdo con la propuesta de despenalizar el aborto en los casos de malformación del feto, violación o riesgo de muerte de la madre?
Respuesta: Es muy claro. A los gobiernos hay que medirlos por la manera como manejan sus responsabilidades. Aquí me llegó la ley del congreso sobre la aprobación de ese comité internacional para esos temas; la ratifiqué o la sancioné, con una reserva, con una aclaración: las decisiones que tome ese comité en materia de legalización o despenalización del aborto no son obligatorias para el Estado colombiano, porque esos temas en Colombia los debe definir en Colombia el pueblo, el Congreso y la Corte Constitucional. Yo estoy de acuerdo con que la Corte Constitucional, caso por caso, se pronuncie. Si usted me pide pronunciamientos generales o ideológicos sobre el tema, no se los doy.
[O sea, ni lo uno ni lo otro, sino todo lo contrario].
Pregunta: El ex presidente César Gaviria le ha hecho una solicitud para que usted rechace el apoyo de gente… [Interrumpe el Presidente]: Vamos a la otra pregunta.
Pregunta: ¿No hay respuesta?
Respuesta: ¿Cuál es la otra pregunta?
[...]
Pregunta: Anoche el doctor Juan Manuel Santos dijo que la Casa de Nariño tenía conocimiento de unos contactos del senador Rafael Pardo con miembros de las Farc…
Respuesta: Hay un comunicado de la Casa de Nariño; le ruego leer ese comunicado y póngalo en la respuesta.
[Sin comentarios].
POR LA COLOMBIA QUE SOÑAMOS: PROGRESISMO, Nueva Fuerza Política. - MOVIMIENTO NACIONAL PROGRESISTAS / PROGRESISTAS CALDAS ___ fuerza política en construcción. "Ser PROGRESISTA es respetar, como nos gusta que nos respeten"; "Ser PROGRESISTA es creer en los otros, como nos gusta que nos crean"; POR LA COLOMBIA QUE SOÑAMOS: Nueva Fuerza Política MOVIMIENTO NACIONAL PROGRESISTAS / PROGRESISTAS CALDAS: fuerza política en construcción. "Ser PROGRESISTA es hacer primar el interés general sobre el interés particular o de grupo" "Ser PROGRESISTA es SER pacifista, no violento" "Ser PROGRESISTA es rechazar la violencia como instrumento para hacer política" MOVIMIENTO NACIONAL PROGRESISTAS / PROGRESISTAS CALDAS: POR LA COLOMBIA QUE SOÑAMOS Y NOS MERECEMOS. "Ser PROGRESISTA es SER DEMÓCRATA Y ESO NOS COMPROMETE CON LA PARTICIPACIÓN, LA TRANSPARENCIA Y LA HONESTIDAD."