TALLER NACIONAL PROGRESISTA

El 14 de septiembre se llevará a cabo un taller nacional progresista con la idea de debatir la participación del progresismo en la propuesta de integración con el partido Verde y con el movimiento Compromiso Ciudadano, entre otros grupos y sectores.
En la página central de Progresista (http://www.progresistas.co/) encontrarán información complementaria.
El día anterior, jueves 13, se reunirán los jóvenes para analizar su situación dentro del progresismo, y para acercar posiciones sobre el que hacer en estas circunstancias.

PROGRESISTAS

Primer Movimiento Político
de construcción colectiva del siglo XXI

¿QUÉ ES SER PROGRESISTA?

ALGUNOS LO DEFINEN COMO UNA ACTITUD, Y TIENEN RAZÓN. OTROS LO ENTIENDEN COMO UNA CONCEPCIÓN DEL ESTADO, Y TAMBIÉN TIENEN RAZÓN. PERO LOS QUE PERTENECEMOS AL MOVIMIENTO NACIONAL PROGRESISTA SABEMOS QUE ES UNA PROPUESTA POLÍTICA ALTERNATIVA, CUYA DEFINICIÓN ESTÁ EN CONSTRUCCIÓN Y CUYA ORGANIZACIÓN ESTÁ EN PROCESO, Y QUE HA HECHO PRESENCIA EN LA POLÍTICA NACIONAL DESDE HACE MUCHO TIEMPO. (Julián Mejía B.)

Al final del blog encontrarán una propuesta, escrita por Julián Mejía Botero, que de paso recoge otras propuestas y aporta construcciones colectivas hechas en Caldas, y sobre la que podemos seguir buscando consensos. Los invitamos a que la lean y opinen al respecto.

VÍDEO PROGRESISTAS CALDAS

26 de abril de 2012

El legado de Carlos Pizarro Leongómez

(Julián Mejía B.) Encontré esta publicación que pueden servirnos para preguntarnos aquello de cómo enseñar la historia reciente. 
Sucede que muchos nos hemos formado la imágen de mucho con base en muy poco. Acá unas notas sobre CARLOS PIZARRO LEÓNGÓMEZ y cómo lo vió alguien que lo conoció mucho. 

Las notas fueron publicadas en eltiempo.com y está fechada en 2010


CARLOS PIZARRO
Habló Carlos Castaño. Y de nuevo la mediatización y la superficialidad de los medios colombianos -y por ende de la opinión pública- contribuyeron a que las declaraciones de este guerrero irredimible causara bajas , incluso entre quienes hoy no tienen cómo defenderse. Si aquellos que publicaron capítulos del libro o hicieron historias o piezas sobre este se hubieran tomado la molestia de indagar a fondo las muchas acusaciones que Castaño lanza, el libro hubiese quedado reducido a sus justas proporciones.
Habló Carlos Castaño. Y de nuevo la mediatización y la superficialidad de los medios colombianos -y por ende de la opinión pública- contribuyeron a que las declaraciones de este guerrero irredimible causara bajas , incluso entre quienes hoy no tienen cómo defenderse. Si aquellos que publicaron capítulos del libro o hicieron historias o piezas sobre este se hubieran tomado la molestia de indagar a fondo las muchas acusaciones que Castaño lanza, el libro hubiese quedado reducido a sus justas proporciones.
Pero no. No se hizo y los medios permitieron -o alcahuetearon es más acertado decirlo- que hoy se cuestione la figura de un ciudadano que se fue a la guerra por sus creencias, que igualmente se salió de esta por las mismas razones y pagó con su vida esa coherencia, ese valor, esa decisión.
Carlos Pizarro no fue nunca testaferro de Pablo Escobar. Castaño miente para justificar su sucio trabajo y para esconder la realidad del exterminio de la izquierda, que nunca ha salido a flote y de la que Castaño hizo y aún hace parte.
La historia del eme está llena de episodios de intersección y de lucha con la mafia. En eso fueron idénticos al país. Secuestraron a la hermana de los Ochoa y pagaron por ello. Usaron aviones de mafiosos costeños para traer armas pero fracasaron. Y como Medellín y Antioquia eran escenario de lucha, muchas veces se encontraron con Escobar, quien también guerreó en esa región. Pero nada más. Alonso Salazar, en su libro sobre Escobar, lo deja claro. Y además de conocer bien a mucha de la gente del eme y de saber qué son y qué no, le creo más a Salazar que a Castaño, así idiotas útiles del serposamperismo escriban -no creo que lo piensen, pues no son tan brutos ( o sí?)- lo contrario.
La memoria de Pizarro no puede ser mancillada de esa manera. E impunemente, menos. No nos podemos prestar para eso. Entre otras cosas porque Pizarro es el símbolo de un proceso de reconciliación, al que si no se le atraviesa Castaño, por órdenes de Pablo Escobar, habría llegado mucho más lejos, seguramente al poder por la vía democrática. Las declaraciones de Castaño son un escupitajo contra la paz, que ya se construyó y que está allí como referencia, para ser continuada y superada, pero no para ser destruida , me dijo con gran dolor un amigo.
Lo que aún está por verse -y que nunca se ha indagado en serio, pues cuestionar la verdad oficial que les sirve a todos es muy peligroso- es qué tanto orquestaron los mafiosos el exterminio de la UP y del M-19 y qué tanto utilizaron a sus amigos en las Fuerzas Armadas para ello o sus propios gatilleros, entre los que entonces se contaba Carlos Castaño. Un proceso de paz exitoso con las Farc, entonces, o con el M-19, unos años después, le abría las puertas a una gran reconciliación nacional, que habría dejado a los narcos como únicos enemigos del Estado. Ello no le convenía a Escobar o a Gacha, que necesitaban pescar en río revuelto para estar más seguros. Indudablemente, no lo hicieron solos y se encontraron con una extrema derecha política y militar dispuesta a colaborar y a ser parte de esa campaña de exterminio.

Pero no podemos olvidar el pasado olímpicamente. El pasado del eme , que dejó las armas, nos dio la ilusión de un país diferente, le dio un respiro a nuestra democracia y se apoderó de una tercera parte de la Asamblea Constituyente. El pasado de las Farc, que desde entonces tenían negocios con los narcotraficantes que produjeron grandes desavenencias y que las llevaron a ser la fuerza armada que es hoy. El pasado de los narcotraficantes, que tenían como cabeza visible a un Pablo Escobar, genio del crimen, y a un Carlos Castaño como cabeza militar y terrorista.
No sé cuál es la intención de Castaño con este libro. Pero sí sé que lo único decente que podría hacer Castaño es aprender de Pizarro, dar por terminada su misión guerrera, pedir perdón por todas las atrocidades cometidas y someterse a la justicia. De pronto, un acto de esa trascendencia le permitiría convertirse en algo distinto de lo que hoy es y encontrar ese espacio político que con desenfreno busca pero que -no nos digamos mentiras- no está ahí, menos aún después del 11 de septiembre.
psantos@elpais.es
Publicación
eltiempo.com
Sección
Editorial - opinión
Fecha de publicación
16 de diciembre de 2001
Autor
NULLVALUE






POR LA COLOMBIA QUE SOÑAMOS: PROGRESISMO, Nueva Fuerza Política. - MOVIMIENTO NACIONAL PROGRESISTAS / PROGRESISTAS CALDAS ___ fuerza política en construcción. "Ser PROGRESISTA es respetar, como nos gusta que nos respeten"; "Ser PROGRESISTA es creer en los otros, como nos gusta que nos crean"; POR LA COLOMBIA QUE SOÑAMOS: Nueva Fuerza Política MOVIMIENTO NACIONAL PROGRESISTAS / PROGRESISTAS CALDAS: fuerza política en construcción. "Ser PROGRESISTA es hacer primar el interés general sobre el interés particular o de grupo" "Ser PROGRESISTA es SER pacifista, no violento" "Ser PROGRESISTA es rechazar la violencia como instrumento para hacer política" MOVIMIENTO NACIONAL PROGRESISTAS / PROGRESISTAS CALDAS: POR LA COLOMBIA QUE SOÑAMOS Y NOS MERECEMOS. "Ser PROGRESISTA es SER DEMÓCRATA Y ESO NOS COMPROMETE CON LA PARTICIPACIÓN, LA TRANSPARENCIA Y LA HONESTIDAD."