TALLER NACIONAL PROGRESISTA

El 14 de septiembre se llevará a cabo un taller nacional progresista con la idea de debatir la participación del progresismo en la propuesta de integración con el partido Verde y con el movimiento Compromiso Ciudadano, entre otros grupos y sectores.
En la página central de Progresista (http://www.progresistas.co/) encontrarán información complementaria.
El día anterior, jueves 13, se reunirán los jóvenes para analizar su situación dentro del progresismo, y para acercar posiciones sobre el que hacer en estas circunstancias.

PROGRESISTAS

Primer Movimiento Político
de construcción colectiva del siglo XXI

¿QUÉ ES SER PROGRESISTA?

ALGUNOS LO DEFINEN COMO UNA ACTITUD, Y TIENEN RAZÓN. OTROS LO ENTIENDEN COMO UNA CONCEPCIÓN DEL ESTADO, Y TAMBIÉN TIENEN RAZÓN. PERO LOS QUE PERTENECEMOS AL MOVIMIENTO NACIONAL PROGRESISTA SABEMOS QUE ES UNA PROPUESTA POLÍTICA ALTERNATIVA, CUYA DEFINICIÓN ESTÁ EN CONSTRUCCIÓN Y CUYA ORGANIZACIÓN ESTÁ EN PROCESO, Y QUE HA HECHO PRESENCIA EN LA POLÍTICA NACIONAL DESDE HACE MUCHO TIEMPO. (Julián Mejía B.)

Al final del blog encontrarán una propuesta, escrita por Julián Mejía Botero, que de paso recoge otras propuestas y aporta construcciones colectivas hechas en Caldas, y sobre la que podemos seguir buscando consensos. Los invitamos a que la lean y opinen al respecto.

VÍDEO PROGRESISTAS CALDAS

16 de marzo de 2012

Cuatro lecciones de Moreno a Petro

Por: María Teresa Ronderos   15 Mar 2012 - 11:00 pm Cuando el Departamento Nacional de Planeación contrató a expertos en movilidad de las universidades Nacional y los Andes, y a profesores mundialmente reconocidos en la materia, para que evaluaran las soluciones de transporte para Bogotá, todos coincidieron en que lo primero que había que hacer era resolver los problemas de Transmilenio. Sería barato y tendría un impacto positivo para uno de cada cuatro bogotanos que usan el sistema.




María Teresa Ronderos
“La prioridad estratégica debe ser darle un vuelco a Transmilenio, de modo que de nuevo la gente de Bogotá vuelva a enamorarse de él”, dijo Roger Allport, reputado estudioso de los metros del mundo.
Pasó lo contrario y el deterioro terminó en el estallido del pasado viernes, cuando miles de jóvenes bogotanos mostraron con actos vandálicos su inconformidad con el sistema. El Transmilenio que, según la encuesta distrital de 2009, los bogotanos identificábamos como el símbolo más característico de la ciudad, por encima aún de Monserrate, se convirtió así en el catalizador de la frustración colectiva.
Además de dejarle el sistema de transporte masivo en un agujero negro de desprestigio y una capacidad institucional y técnica rebajada a la mitad, el gobierno Moreno le heredó al nuevo alcalde, Gustavo Petro, varias lecciones sobre cómo no se debe gobernar.

La primera es que no puede enfrentar la debacle de la movilidad bogotana, ni ningún otro problema urbano, con declaraciones livianas como la supuesta operación tortuga de los operadores del Transmilenio. Moreno las hizo a granel y al final ya no lo tomaban en serio.
La segunda, el odio es el enemigo del buen gobierno porque es, por definición, destructivo y no constructivo. Pasarse los cuatro años cultivando la rabia que le tiene al Polo que lo humilló, lo haría ver tan pequeño como se vio Moreno, cuyo odio a Peñalosa lo llevó a preocuparse más por acabar con Transmilenio que por hacer realidad el metro.
La tercera, la paranoia es un mal que deja a los buenos líderes ciegos y aislados. Puede que tras algunos actos violentos del estallido haya habido sabotaje deliberado, pero es irrefutable que fue sobre todo la expresión desesperada de los usuarios maltratados. Más aún, fue una demostración de lo mucho que les adeuda Bogotá a sus jóvenes. ¿Cómo un gobernante con sensibilidad social no ve lo que tiene en frente: ciudadanos coléricos reclamando un mejor servicio, y en cambio percibe fantasmas conspirativos? Petro, véase en el espejo de Moreno, quien, camino a la cárcel, seguía mascullando con sus característicos pucheros que todo era fruto de un complot.
La cuarta enseñanza es que no se puede gobernar una ciudad de los retos de Bogotá como un autista, sin escuchar a los que saben. Moreno no atendió las valiosísimas recomendaciones sobre la movilidad urbana de los expertos nacionales e internacionales, ni a la gente que clamaba por soluciones, ni a Petro y otros copartidarios que denunciaban la pobreza de gestión y la abundancia de corrupción en su gobierno, y así le fue a él y a la ciudad.
Si Petro no hubiera hablado antes de conocer bien el sistema, si se hubiera despojado de viejos odios partidistas, si hubiera escuchado el clamor de los usuarios desde la primera protesta y si hubiera nombrado desde el 1º de enero el equipo técnico apropiado, habría evitado la crisis, solucionando los líos urgentes en Transmilenio, que recién ahora está viendo cómo resuelve a la carrera. El alcalde aún está a tiempo para poner las lecciones en práctica y prevenir o, al menos, manejar bien la próxima crisis. Los malos gobiernos gastan su energía apagando incendios; los buenos, impidiendo que se prendan.
  • Elespectador.com| Elespectador.com

POR LA COLOMBIA QUE SOÑAMOS: PROGRESISMO, Nueva Fuerza Política. - MOVIMIENTO NACIONAL PROGRESISTAS / PROGRESISTAS CALDAS ___ fuerza política en construcción. "Ser PROGRESISTA es respetar, como nos gusta que nos respeten"; "Ser PROGRESISTA es creer en los otros, como nos gusta que nos crean"; POR LA COLOMBIA QUE SOÑAMOS: Nueva Fuerza Política MOVIMIENTO NACIONAL PROGRESISTAS / PROGRESISTAS CALDAS: fuerza política en construcción. "Ser PROGRESISTA es hacer primar el interés general sobre el interés particular o de grupo" "Ser PROGRESISTA es SER pacifista, no violento" "Ser PROGRESISTA es rechazar la violencia como instrumento para hacer política" MOVIMIENTO NACIONAL PROGRESISTAS / PROGRESISTAS CALDAS: POR LA COLOMBIA QUE SOÑAMOS Y NOS MERECEMOS. "Ser PROGRESISTA es SER DEMÓCRATA Y ESO NOS COMPROMETE CON LA PARTICIPACIÓN, LA TRANSPARENCIA Y LA HONESTIDAD."