TALLER NACIONAL PROGRESISTA

El 14 de septiembre se llevará a cabo un taller nacional progresista con la idea de debatir la participación del progresismo en la propuesta de integración con el partido Verde y con el movimiento Compromiso Ciudadano, entre otros grupos y sectores.
En la página central de Progresista (http://www.progresistas.co/) encontrarán información complementaria.
El día anterior, jueves 13, se reunirán los jóvenes para analizar su situación dentro del progresismo, y para acercar posiciones sobre el que hacer en estas circunstancias.

PROGRESISTAS

Primer Movimiento Político
de construcción colectiva del siglo XXI

¿QUÉ ES SER PROGRESISTA?

ALGUNOS LO DEFINEN COMO UNA ACTITUD, Y TIENEN RAZÓN. OTROS LO ENTIENDEN COMO UNA CONCEPCIÓN DEL ESTADO, Y TAMBIÉN TIENEN RAZÓN. PERO LOS QUE PERTENECEMOS AL MOVIMIENTO NACIONAL PROGRESISTA SABEMOS QUE ES UNA PROPUESTA POLÍTICA ALTERNATIVA, CUYA DEFINICIÓN ESTÁ EN CONSTRUCCIÓN Y CUYA ORGANIZACIÓN ESTÁ EN PROCESO, Y QUE HA HECHO PRESENCIA EN LA POLÍTICA NACIONAL DESDE HACE MUCHO TIEMPO. (Julián Mejía B.)

Al final del blog encontrarán una propuesta, escrita por Julián Mejía Botero, que de paso recoge otras propuestas y aporta construcciones colectivas hechas en Caldas, y sobre la que podemos seguir buscando consensos. Los invitamos a que la lean y opinen al respecto.

VÍDEO PROGRESISTAS CALDAS

29 de junio de 2009

Golpe de Estado a la democracia

eltiempo.com / columnistas Claudia López

El golpe de Estado que dieron los militares y las élites hondureñas es un regreso al peor pasado de América Latina. A pesar del barniz legal que pretenden darle al golpe, aduciendo que la destitución del presidente Manuel Zelaya se dio por una orden judicial, las declaraciones de los golpistas terminan en autojustificaciones ideológicas y denuncias sobre la influencia del presidente Chávez en su país. Acudir a la fuerza para imponer preferencias ideológicas es la tragedia histórica de la política. La política y las elecciones se hacen justamente para definir democráticamente las preferencias ideológicas en una sociedad. La fuerza violenta nunca soslaya esas diferencias; solo las atiza.
En Honduras, Nicaragua, Bolivia, Ecuador y hasta en Colombia, donde el presidente Chávez ha usado el dinero de los venezolanos y su discurso para ganar influencia, quienes se oponen a esa influencia se enfrentan al desafío de contrarrestarla. Los antichavistas han acudido a la denuncia y al nacionalismo como principales instrumentos de oposición. Sin embargo, los antichavistas han aceptado complacidos la influencia patriarcal de otros países, como Estados Unidos, sin que se les inflame el nacionalismo.
Es cuestión de gustos y conveniencia. Sus intereses económicos y políticos coinciden con los de Estados Unidos y se ven amenazados por el chavismo. Hasta ahí su reacción es legítima y comprensible, pero pobre. Esos líderes subestiman que la influencia política de Chávez no se da solo por los petrodólares, sino porque canaliza los intereses y aspiraciones de otros sectores, que ellos no se inquietan por entender y mucho menos por recoger. Hacerlo supondría que los opositores de Chávez hacen política para el conjunto de su sociedad y no solo para sus propios intereses. Que son capaces de demostrar y convencer de que sus intereses y convicciones representan mayores ventajas colectivas a sus sociedades que los que pregona Chávez.
En general, los opositores del chavismo han acudido más al miedo, la polarización y, ahora, a la fuerza, que a la oposición política legítima y eficaz. Padecen el síndrome del político vergonzante, que en el fondo sabe que sus intereses son tan particulares y excluyentes que no tiene la fuerza moral y política de defenderlos con convicción como intereses colectivos. Que tengan que acudir a un golpe militar para frenar una influencia ideológica que no comparten, solo denota su incapacidad política. Chávez, en cambio, cree tener un discurso social y político moralmente superior y así lo vende, aunque la contrastación con la realidad que generan sus políticas es la mejor contraevidencia de su supuesta superioridad.
Quienes no creemos en el socialismo sino en la democracia liberal, ni en la economía de Estado sino en la iniciativa privada y el mercado regulado, tenemos los argumentos y las evidencias para derrotar al socialismo chavista. Tenemos cómo demostrar que la pobreza económica y la exclusión política de millones no son fruto de la democracia o el mercado, sino las consecuencias de su no aplicación o uso indebido. Podemos reconocer los factores, actores y consecuencias de ese uso indebido y demostrar un compromiso firme en contrarrestarlos. En ese reconocimiento y acción consecuente está la esencia de nuestra legitimidad. También en sujetarnos a las reglas democráticas que decimos defender, en vez de retorcerlas cuando los que ganan son contrarios a nuestra ideología o para perpetuar en el poder a quienes son afines. La incoherencia entre la vocación democrática, liberal y de mercado que decimos profesar y la práctica política con que la ejecutamos es lo que ha abierto espacio a caudillos y sátrapas de todo pelambre.
Atrincherarse detrás del miedo y el nacionalismo o, peor aún, detrás de las armas y la violencia, en nada contribuye a la legitimidad de la democracia y el capitalismo. Por el contrario, ofrece al socialismo chavista una oportunidad para legitimarse y ganar más influencia. La política, no la fuerza, es la que debe restablecer la democracia en Honduras y también en Venezuela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Reconocemos y respetamos la diferencia.
Esperamos que Usted haga lo mismo.

POR LA COLOMBIA QUE SOÑAMOS: PROGRESISMO, Nueva Fuerza Política. - MOVIMIENTO NACIONAL PROGRESISTAS / PROGRESISTAS CALDAS ___ fuerza política en construcción. "Ser PROGRESISTA es respetar, como nos gusta que nos respeten"; "Ser PROGRESISTA es creer en los otros, como nos gusta que nos crean"; POR LA COLOMBIA QUE SOÑAMOS: Nueva Fuerza Política MOVIMIENTO NACIONAL PROGRESISTAS / PROGRESISTAS CALDAS: fuerza política en construcción. "Ser PROGRESISTA es hacer primar el interés general sobre el interés particular o de grupo" "Ser PROGRESISTA es SER pacifista, no violento" "Ser PROGRESISTA es rechazar la violencia como instrumento para hacer política" MOVIMIENTO NACIONAL PROGRESISTAS / PROGRESISTAS CALDAS: POR LA COLOMBIA QUE SOÑAMOS Y NOS MERECEMOS. "Ser PROGRESISTA es SER DEMÓCRATA Y ESO NOS COMPROMETE CON LA PARTICIPACIÓN, LA TRANSPARENCIA Y LA HONESTIDAD."