TALLER NACIONAL PROGRESISTA

El 14 de septiembre se llevará a cabo un taller nacional progresista con la idea de debatir la participación del progresismo en la propuesta de integración con el partido Verde y con el movimiento Compromiso Ciudadano, entre otros grupos y sectores.
En la página central de Progresista (http://www.progresistas.co/) encontrarán información complementaria.
El día anterior, jueves 13, se reunirán los jóvenes para analizar su situación dentro del progresismo, y para acercar posiciones sobre el que hacer en estas circunstancias.

PROGRESISTAS

Primer Movimiento Político
de construcción colectiva del siglo XXI

¿QUÉ ES SER PROGRESISTA?

ALGUNOS LO DEFINEN COMO UNA ACTITUD, Y TIENEN RAZÓN. OTROS LO ENTIENDEN COMO UNA CONCEPCIÓN DEL ESTADO, Y TAMBIÉN TIENEN RAZÓN. PERO LOS QUE PERTENECEMOS AL MOVIMIENTO NACIONAL PROGRESISTA SABEMOS QUE ES UNA PROPUESTA POLÍTICA ALTERNATIVA, CUYA DEFINICIÓN ESTÁ EN CONSTRUCCIÓN Y CUYA ORGANIZACIÓN ESTÁ EN PROCESO, Y QUE HA HECHO PRESENCIA EN LA POLÍTICA NACIONAL DESDE HACE MUCHO TIEMPO. (Julián Mejía B.)

Al final del blog encontrarán una propuesta, escrita por Julián Mejía Botero, que de paso recoge otras propuestas y aporta construcciones colectivas hechas en Caldas, y sobre la que podemos seguir buscando consensos. Los invitamos a que la lean y opinen al respecto.

VÍDEO PROGRESISTAS CALDAS

30 de junio de 2009

El quiebre de las reglas no es casual

Pedro Medellín Torres eltiempo.com
Pudo haber ocurrido en cualquier país de la región. Un presidente elegido popularmente, para permanecer en el poder convoca a una consulta popular. Trata de someter al Congreso al dictado del pueblo, que es su dictado. Como los jueces consideran improcedente la consulta, el Presidente ordena a los militares copar los espacios para asegurar que se lleve a cabo. Inesperadamente, los militares se rebelan. Tras ellos, en su apoyo, van los demás órganos del poder público. Mientras, todos se cruzan acusaciones y en las calles la sociedad se divide.
Ante los reportes de prensa, la comunidad internacional apura una ayuda al depuesto, reconociéndolo como el legítimo presidente constitucional del país. No importa que haya recurrido a mecanismos extrainstitucionales y que haya tratado de imponer una consulta a la fuerza para perpetuarse en el poder. Lo que importa es que fue elegido. Nadie se pregunta por el margen de libertades que tendrían los opositores para evitar que el Presidente se saliese con la suya, ni por las garantías que tendrían para asegurar que competirían en unas elecciones abiertas y limpias.
En medio del absolutismo democrático, que ha reducido la democracia a la única forma de gobierno que puede ser concebida y aceptada por todos, todo se degrada. Basta con cumplir una de las condiciones (llegar al gobierno por elección popular) para considerar que hay un régimen democrático. Es la primacía de las formas sobre los contenidos. La legitimidad democrática proviene del hecho simple, concreto y verificable de que ha habido elecciones populares. No importa si el gobernante o su entorno actúan pensando en el interés común o si transgreden las reglas de juego que les dieron acceso al poder, buscando perpetuarse allí.
Mientras más visibles son las formas democráticas, más se pierde el sentido de los contenidos democráticos. Ahora vemos cómo los cuerpos secretos de seguridad tienen la tarea de recortar los espacios de la oposición, que la democracia debía fortalecer. Pese a que todo lo señala como responsable, el que gobierna se reclama como un demócrata, sin importar los medios a los que ha tenido que recurrir para sacar del camino a sus opositores o a quienes se le han opuesto, incluso desde su propio gobierno. Es la democracia, en la que todos sospechan de todos.
Pero aquí solo caben las fórmulas populistas. Son aquellas que tratan de eliminar toda forma política o institucional que pueda interferir en la relación directa entre gobernantes y gobernados. Son las fórmulas que convierten cada acto de gobierno en un acto plebiscitario, que renueva el poder del gobernante. Aquí los pesos y contrapesos con los que debe operar el poder público no resultan más que un obstáculo, que debe ser removido o desactivado lo más rápidamente posible.
Así, silenciosamente, nuestros países han llegado a lo que O'Donnell llama las "democracias delegativas". Es decir, aquellas en las que el simple hecho de haber ganado unas elecciones le confiere al ganador no solo todo el poder de gobernar, sino el poder de gobernar como él quiera. Y, como se considera a sí mismo la encarnación de la nación y la síntesis del interés público, el único límite de su poder está en la fecha en que termina su mandato. Por eso quieren extenderlo tanto como sea posible.
Es esa democracia delegativa la que, con el argumento de combatir la corrupción de los partidos políticos, se apoltronó en Venezuela y Argentina; la que, para superar los malos gobiernos de los presidentes anteriores, se instaló en Colombia; la que, en nombre de la recuperación de la dignidad de los pueblos indígenas, ahora se arropa en Ecuador y Bolivia. No importa si cambian las reglas del juego. Lo que hay es que mantenerse. Aun a costa de la propia unidad de la sociedad, que tiende a polarizarse. Son las democracias en donde lo que importa no es el proyecto político. Es el líder, que tiene la tarea de conducir a la nación uniendo todos sus fragmentos en una gesta heroica, que dura hasta que permanezca en el poder, porque no hay quién pueda reemplazarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Reconocemos y respetamos la diferencia.
Esperamos que Usted haga lo mismo.

POR LA COLOMBIA QUE SOÑAMOS: PROGRESISMO, Nueva Fuerza Política. - MOVIMIENTO NACIONAL PROGRESISTAS / PROGRESISTAS CALDAS ___ fuerza política en construcción. "Ser PROGRESISTA es respetar, como nos gusta que nos respeten"; "Ser PROGRESISTA es creer en los otros, como nos gusta que nos crean"; POR LA COLOMBIA QUE SOÑAMOS: Nueva Fuerza Política MOVIMIENTO NACIONAL PROGRESISTAS / PROGRESISTAS CALDAS: fuerza política en construcción. "Ser PROGRESISTA es hacer primar el interés general sobre el interés particular o de grupo" "Ser PROGRESISTA es SER pacifista, no violento" "Ser PROGRESISTA es rechazar la violencia como instrumento para hacer política" MOVIMIENTO NACIONAL PROGRESISTAS / PROGRESISTAS CALDAS: POR LA COLOMBIA QUE SOÑAMOS Y NOS MERECEMOS. "Ser PROGRESISTA es SER DEMÓCRATA Y ESO NOS COMPROMETE CON LA PARTICIPACIÓN, LA TRANSPARENCIA Y LA HONESTIDAD."